“Nuestra gran meta es garantizar que a ningún niño de nuestro país le falten las condiciones necesarias para que pueda realizar los talentos que Dios le dio y llegar tan lejos como su esfuerzo y sus sueños se lo permitan. Cuando lo logremos, entonces habremos alcanzado aquel desarrollo integral e inclusivo de nuestros anhelos. Por ello, en nuestro Gobierno los niños siempre estarán primero“.

Compromiso con los niños de Chile

El presidente Sebastián Piñera, en su programa "Construyamos Tiempos Mejores para Chile", asumió el firme compromiso de poner a los niños de Chile, especialmente los más vulnerables, en el corazón de su Gobierno.

Por lo mismo, la primera actividad que realizó como Mandatario el 11 de marzo, fue visitar el Centro Fundación Padre Semería del Sename para anunciar las primeras medidas en favor de los niños y adolescentes más desamparados del país, además de reafirmar su compromiso donde a ningún niño le falten las condiciones para cumplir sus sueños.

Gran diálogo nacional por la Infancia

Para enfrentar este desafío, el Presidente Piñera ha propuesto promover el diálogo y buscar amplios acuerdos, porque Chile somos todos, lo soñamos y lo construimos entre todos.

La invitación es que las diversas fuerzas políticas, la sociedad civil y todos los chilenos puedan adherir a este llamado de diálogo para concretar un gran Acuerdo Nacional por la Infancia.

Principios y lineamientos del Acuerdo Nacional por la Infancia

Los niños primero

Este es un llamado a poner en los niños el foco central de la atención, tanto de parte del Estado como de la sociedad civil, de modo que el bienestar y el progreso de niños y adolescentes estén siempre en primer lugar, determinando el orden de las prioridades y la asignación de recursos.

Igualdad de oportunidades

Como gran palanca para poder alcanzar un desarrollo integral e inclusivo. En la primera infancia se producen las grandes brechas sobre las que se fundamentan los niveles de desigualdad. Por ello se debe poner un empeño especial en intervenciones que permitan emparejar tempranamente la cancha para que todos los niños, desde la cuna, tengan las mismas oportunidades.

Los niños vulnerados y vulnerables deben ser prioridad

Con ellos existe una pesada y dolorosa deuda, como Estado y como sociedad, que se hace imperativo reparar en forma urgente. Se han visto miles de casos de niños y adolescentes, cuya dignidad y derechos se han quebrantado, por lo que se hace apremiante nuestro compromiso con ellos, ya que constituyen la población más vulnerable y vulnerada de nuestra sociedad.

Los primeros cuidadores y responsables de los niños son sus padres y su familia

Debemos apoyar y fortalecer a las familias, generando condiciones que les permitan alcanzar la mejor calidad de vida posible a lo largo de las distintas etapas del ciclo de vida de sus integrantes. La misión del Estado será potenciar sus capacidades y mitigar sus temores, no dejarlas de lado ni menos ignorarlas

Propuestas para promover los derechos, la protección y desarrollo integral de los niños

Como complemento a los cuatro principios rectores del diálogo por la infancia, el Presidente Piñera presentó un amplio paquete de medidas, estructuradas en torno a tres grandes ejes, con el fin de dar un salto cualitativo en derechos, protección y desarrollo integral de la infancia.

Primer eje

El primer eje busca promover el desarrollo integral de todos los niños. Se propondrá cambiar el foco de la atención hacia el trabajo con la familia, considerando al niño como un sujeto integral que es parte de un sistema familiar y comunitario.

Junto a ello se propondrán medidas que aseguren los derechos educativos de la infancia, estableciendo el derecho universal a sala cuna para todas las madres trabajadoras con hijos menores de dos años y padres trabajadores que tengan la tuición del hijo, así como el acceso universal a una educación parvularia de calidad mediante una subvención regular y preferencial que permita a todas las familias elegir un jardín infantil de calidad para sus hijos a partir de los dos años de edad.

Se propondrá la creación de una subvención diferenciada para niños con necesidades especiales y la implementación del plan “Todos Aprenden” para niños con mayores dificultades o rezago, así como el diseño y puesta en marcha del sistema de aseguramiento de la calidad a nivel parvulario y el potenciamiento de la Beca Vocación de Educadores de Párvulos.

Segundo eje

El segundo eje se enfoca en la prevención para que ningún niño se quede atrás. Las principales propuestas en este terreno serán el fortalecimiento del sistema Chile Crece Contigo, mejorando y potenciando los programas que existen para ayudar a que los niños, niñas y adolescentes alcancen su pleno desarrollo, y la creación del sistema Alerta Infancia, que integrará y articulará la información necesaria para el seguimiento, monitoreo, evaluación y atención que permita realizar una intervención oportuna y evitar el ingreso de los niños al sistema de protección especializada.

También promoveremos una agenda de prevención del abuso sexual infantil y acompañamiento a las víctimas y sus familias, la elaboración de un Plan Nacional de Salud Mental Infantil, otro de Deserción y Reinserción Escolar, y uno relativa a la prevención y rehabilitación del consumo de drogas y alcohol. Además, se buscará fortalecer la prevención y detección de rezagos y trastornos en los jardines de la JUNJI.

Tercer eje

El tercer eje promueve la protección integral de los derechos de los niños. Para lograrlo se propondrá la creación de una nueva institucionalidad para la protección de los derechos de los niños y sus familias, la cual suprimiría el actual Servicio Nacional de Menores (SENAME) y se crearían de dos servicios separados, uno de Reinserción Juvenil para jóvenes infractores y otro de Protección a la Infancia que resguarde los derechos de los menores vulnerados.

También se propondrán medidas para terminar con las listas de espera en los programas de protección, así como para llevar a cabo evaluaciones de impacto y eficiencia del uso de los recursos en todas las líneas programáticas que existen actualmente en el Sename. Además, se buscará potenciar el sistema de representación judicial de los niños en el sistema de protección.

Como complemento a ello, se propondrán mejoras sustanciales del actual sistema residencial, aumentando la subvención base de las residencias, dictando estándares de calidad para asegurar una atención adecuada, entregando más recursos y mejorando la supervisión y fiscalización, y creando residencias especializadas para responder a las diversas necesidades.

Junto a esto, se propondrán medidas para promover el paso de los niños y adolescentes del sistema residencial al cuidado familiar, se aumentará la oferta de familias de acogida de distintos perfiles y fomentará la pronta revinculación y reunificación familiar de los niños y adolescentes bajo cuidado residencial.

Finalmente, se propondrá una modificación de la Ley de Adopción para buscar oportunamente una familia adoptiva en función del interés superior del niño, asegurando un proceso rápido, amparado en una nueva y moderna regulación.